martes, 29 de noviembre de 2016

Cantos de Inanna

Estos breves poemas de amor están inspirados en el Ciclo de Inanna, deidad sumeria del cielo, la fertilidad, la guerra y el amor y protectora de la ciudad de Uruk. Durante el tercer milenio AC su culto se asocia a Ishtar con la llegada de los acadios y se extiende por toda Mesopotamia. 
Los cantos originales sumerios son de una extrema belleza y sensualidad, si no los conocéis se encuentran fácilmente en internet.
Con mis "Cantos de Inanna a Dumuzi" intento recrear la potencia, lo absoluto que habita en ese amor sagrado que es a la vez profundamente terrenal, sexual, visceral.
Aquí escribo sobre la parte en que Innana celebra su hierogamia (unión sagrada) con Dumuzi como exaltación de la vida, el placer y el misterio del amor.
Para mis hermanas en la danza: en el puro centro en que el Amado, la Amante y el Amor se confunden, allí giro.




                                                  
CANTOS DE INANNA A DUMUZI

                                                                        I


                                                 Donde el Amado quiera llevarme
                                                 allí construiré mi corazón
                                                 donde mis ojos prolongan las estrellas
                                                 y cada uno de mis átomos repite su fulgor
                                                 ven a saciar esta tierra con tu luz
                                                 enciende el canto en la oscura matriz
                                                 donde confluyen los ríos de la vida
                                                 y un sorbo de lo eterno nos es dado

                                                 Donde la semilla que precede al tiempo
                                                 
                                                  va sembrando en mi carne

                                                 el comienzo del mundo.

                                                                    II

                                                  Pastor mío
                                                  es el día del florecimiento
                                                  toma la miel de mi boca
                                                 para que de mis labios conozcas el lenguaje del paraíso

                                                  La noche está vestida de incienso
                                                  la noche alarga los robustos tallos
                                                  abre los pétalos con su voz de oro

                                                  en la arboleda sagrada
                                                  nuestros susurros se extienden como un río
                                                  y la fragancia de nuestros cuerpos llena la tierra

                                                  mi amado, en lo profundo de nuestras miradas
                                                  tiene lugar el jardín de los dioses

                                                                              III
                                                   Mis manos te han perfumado con aceite
                                                   he cubierto tus ropajes de estrellas
                                                   y brillas en el centro de mis ojos
                                                   como una barca sedienta de océano

                                                   En esta noche tu aliento será mi morada
                                                   y llenaré tu cuerpo de bendiciones

                                                   tomaré de ti tu florecer
                                                   tu fuerza en mi cintura sagrada
                                                   y conocerás mi don

                                                   tú, el portador de soles
                                                   conocerás mi don

                                                 Amado mío, de nuestro gozo descienden los ríos de la noche
                                                 y su secreta marea nos transporta

                                                  a dónde

                                                  a dónde







                                      Texto: Brunhilde Román Ibáñez

                                       Imagen: Claudia Caldera